VIII Semana Estatal de las Luchas Campesinas

Llamamiento a la VIII Semana de Lucha Campesina

Es el momento de prohibir los transgénicos en nuestros campos y platos: el cambio llega al medio rural

El 17 de abril de 1996, 19 personas campesinas murieron por balas de la policía militar brasileña cuando se manifestaban por el derecho a disponer de tierra que cultivar para la soberanía alimentaria de su pueblo. Desde entonces, año tras año, en estas fechas las organizaciones que trabajamos por la Soberanía Alimentaria nos movilizamos en defensa de quienes, como aquellas personas, cuidan la tierra para producir alimentos.

Este año 2016 numerosas organizaciones que trabajan por la soberanía alimentaria (vinculadas a Plataforma Rural, las Alianzas por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos y las Plataformas contra los transgénicos, así como Greenpeace y Red de Semillas “Resembrando e Intercambiando”), reivindicamos una agricultura y alimentación libres de transgénicos y nos sumamos al llamamiento de La Vía Campesina para defender la Tierra, la Vida y los alimentos sanos [1].

Diecinueve países de la Unión Europea se acogieron a la nueva legislación sobre organismos modificados genéticamente y prohibieron en 2015 el cultivo de transgénicos en su territorio: Letonia, Grecia, Francia, Croacia, Austria, Hungría, Países Bajos, Polonia, Lituania, Bulgaria, Alemania, Chipre, Dinamarca, Italia, Luxemburgo, Malta y Eslovenia y las regiones de Valonia (Bélgica) y Escocia, Gales e Irlanda del Norte (Reino Unido). Mientras, en España se siguen cultivando más de 100 000 hectáreas de maíz MON 810, desarrollado por Monsanto y cuya autorización caducó en 2008 (sigue en un eterno proceso de renovación de la autorización), comprometiendo así un modelo agrario sostenible, en manos de los campesinos y respetuoso con el medio ambiente.

Tras dos décadas de cultivo hay evidencia suficiente de que los transgénicos no suponen una solución para los problemas que afronta la agricultura. Por ejemplo, los ensayos realizados en Aragón durante los últimos seis años demuestran que el maíz transgénico no ha obtenido una producción mayor a la del maíz convencional y que el taladro, la plaga que debe combatir el maíz MON810, no ha provocado daños relevantes. Además, siguen apareciendo nuevos riesgos como la aparición del teosinte, una especie invasora y pariente silvestre del maíz con el que se puede cruzar, y hacer con que sea aún más difícil controlarla. La expansión del teosinte en las regiones de Aragón, Navarra y Cataluña cuestiona completamente todas las evaluaciones realizadas hasta el momento sobre el maíz transgénico.

Han cambiado muchas cosas en el Estado Español desde el pasado 17 de abril, los cambios de gobierno a nivel municipal y autonómico son una oportunidad para avanzar hacia la Soberanía Alimentaria. Para ello es necesario que se tomen medidas concretas como la prohibición de los cultivos transgénicos. En estos momentos de incertidumbre en el contexto político, denunciamos que el medio rural, la agricultura y la alimentación han estado completamente ausentes en la discusión pública.

Pero el debate no puede esperar, hay un enfrentamiento entre dos proyectos de producción, de la sociedad y de la forma de convivir con la naturaleza.  Dos proyectos para el futuro. De un lado, el modelo del agronegocio, que subordina todo a su insaciable generación de lucro y que impone el monocultivo, destruye la biodiversidad, intensifica el uso de agrotóxicos y expulsa a los campesinos de sus territorios.

Mientras, la sociedad reivindica un proyecto alternativo, el de La Vía Campesina basado en la Soberanía Alimentaria, donde la agricultura busca producir alimentos sanos para todo el pueblo, en equilibrio con la naturaleza, generando mejores condiciones de vida para la población del campo. Para ello es necesario que las mujeres y las personas jóvenes tengan un acceso justo a la tierra en todo el mundo.

Veinte años después del asesinato por el cual se celebra la lucha campesina el 17 de abril, seguimos viendo la represión a que se enfrenta el campesinado las luchas por sus derechos. A principios de marzo Berta Cáceres, coordinadora del Consejo cívico de las organizaciones populares y autóctonas de Honduras (COPINH) y Nelson García del mismo colectivo fueron asesinados. El viernes pasado dos trabajadores del Movimiento Sin Terra de Brasil fueron asesinados por la policía militar. Andrés Bódalo, jornalero y miembro del Sindicato de Obreros del Campo de Jaén – La Vía Campesina, ha sido condenado en otro caso de criminalización de la legítima lucha por la tierra.

Reclamamos justicia y libertad para quienes defienden la Soberanía Alimentaria con su vida.

Reclamamos Soberanía Alimentaria, un modelo de agricultura, ganadería y alimentación libre de transgénicos y respetuoso con las personas y con el medio ambiente.

NO A LOS TRANSGÉNICOS, NI EN NUESTROS CAMPOS NI EN NUESTROS PLATOS.

DEFENDAMOS LA TIERRA, LA VIDA y EL ALIMENTO SANO

¡GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA!

*CONTACTO y DIFUSIÓN: Para dar visibilidad común a las acciones que se realicen durante la Semana de Lucha, por favor comunica con antelación las actividades previstas en los territorios en el correo electrónico: noquierotransgenicos@gmail.com

[1] Llamamiento de La Vía Campesina http://viacampesina.org/es/index.php/acciones-y-eventos-mainmenu-26/17-de-abril-dde-la-lucha-campesina-mainmenu-33/2605-17-de-abril-de-2016-jornada-internacional-de-las-luchas-campesinashttp://viacampesina.org/es/index.php/acciones-y-eventos-mainmenu-26/17-de-abril-dde-la-lucha-campesina-mainmenu-33/2605-17-de-abril-de-2016-jornada-internacional-de-las-luchas-campesinas

Anuncios

Actividades 2016

Aquí podrás ver las actividades que tendrán lugar en los territorios durante la Sema Estatal de Lucha

Llamamiento a la VI Semana Estatal de Lucha

 El Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE amenaza la Soberanía Alimentaria y la lucha contra los ALIMENTOS transgénicos.

 17 de Abril de 2014

El 17 de abril es el Día Internacional de las Luchas Campesinas, que conmemora la masacre de 19 campesinas y campesinos que se manifestaban por tierra y justicia en Brasil en 1996. Cada año se celebra este día en todo el mundo, en defensa de las campesinas y los campesinos que luchan por sus derechos.

En el Estado español peleamos desde hace más de una década contra la presencia impuesta de cultivos y alimentos transgénicos en nuestros campos y en nuestros platos. Las semillas transgénicas son el máximo exponente del modelo agroindustrial predominante, en el que las grandes empresas se apropian de los bienes comunes para su propio beneficio. Las semillas, la tierra, el agua y la alimentación no son un negocio, deben permanecer en las manos de los campesinos y campesinas para así garantizar un medio rural vivo capaz de proporcionar alimentos sanos a toda la población.

Pese a las dificultades en el contexto estatal, la resistencia en Europa a la liberación de plantas transgénicas ha sido fructífera: sólo se permite el cultivo de una variedad de maíz y la mayoría de los países lo han prohibido. En el caso del Estado Español la movilización ciudadana ha conseguido, entre otros logros, parar experimentos al aire libre con plantas transgénicas, poner de manifiesto que la superficie cultivada con maíz modificado genéticamente podría ser mucho menor de lo que publicita la industria y el gobierno, y dar los primeros pasos para la prohibición del cultivo de este maíz en Andalucía.

Sin embargo, todas estas victorias se ven hoy gravemente amenazadas por las negociaciones comerciales entre EEUU y la Unión Europea. Las normas que regulan la presencia de transgénicos en la UE están en el punto de mira de estas negociaciones. El principio de precaución, el etiquetado de transgénicos o el proceso de autorización de cultivos y alimentos modificados genéticamente son herramientas que, aunque insuficientes, han servido para que los transgénicos no se extiendan sin control por Europa. En las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE (también llamado TTIP) ambas potencias están dispuestas a pasar por alto la voluntad y la protección de la ciudadanía para satisfacer las demandas de las grandes empresas agroalimentarias.

Por ello, estamos ante un momento crucial para defender nuestras luchas y exigir una vez más la agricultura y la alimentación que queremos. Un año más queremos hacer un llamamiento por la Soberanía Alimentaria, sumándonos al Día Internacional de las Luchas Campesinas y a la Semana de Lucha del 17 de abril, con movilizaciones en todo el Estado español a lo largo de este mes. .

Reclamamos Soberanía Alimentaria, un modelo de agricultura, ganadería y alimentación libre de transgénicos y respetuoso con las personas y con el medio ambiente.

NO AL TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y EUROPA. NO A LOS TRANSGÉNICOS, NI EN NUESTROS CAMPOS NI EN NUESTROS PLATOS.

Y siguiendo el llamamiento de La Vía Campesina, unámonos y luchemos

¡SEMILLAS CAMPESINAS EN RESISTENCIA!

!GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA!

CONTACTO y DIFUSIÓN:  Para dar visibilidad común a las acciones que se realicen durante la Semana de Lucha, por favor comunica con antelación las actividades previstas en los territorios en el email: semanadelucha.omg@gmail.com